Juegos de palabras
Está en > Juegos de palabras > Chistes > Chistes con juegos de palabras

CHISTES CON JUEGOS DE PALABRAS

«A fin de cuentas todo es un chiste»
Charles Chaplin, «Charlot»



DE GORDOS

- Oye, ¿tú por qué estás tan gordo?
- Porque nunca discuto.
- ¡No será por eso!
- Bueno, pues no será por eso.

Dos amigos se encuentran y uno de ellos ha engordado mucho:
- Oye, ¿pero no me dijiste que te ibas a poner en forma?
- Sí, en forma esférica.

- ¿Cuánto te ha costado la terapia para dejar de pensar en comida a todas horas?
- Pimientos euros.

- Manolo... ¡sólo piensas en comer!
- ¿A qué te refieres croquetamente?

- Todos los hombres sois superficiales.
- Yo no.
- Ya, pero tú estás gordo.


DE MATEMÁTICOS

- ¿Te he contado el chiste de estadísticas?
- Probablemente...

- ¿Cómo llevas la cuenta?
- No me cuadra.
- Pues redondea.
- Ha cometido usted un crimen matemático.
- Pues lo asumo.
- Pues lo arresto.

Aparecen varios matemáticos muertos... se sospecha que ha sido un ajuste de cuentas.

DE ZAPATERÍAS

- ¿Dígame?
- ¿Es la carnicería?
- No, es la zapatería.
- Perdón, me equivoqué de número.
- No se preocupe, tráigalo y se lo cambiamos.

Entra un señor en una tienda de alpargatas:
- Muy buenas, ¿tiene alpargatas?
- Muy buenas.
- Muy buenas, ¿tiene alpargatas?

¿Dígame?
- ¿Es la zapatería?
- Sí.
- ¿Tienen zapatos con tacones de color verde?
- Sí, tenemos. Dígame su número.
- 608216587.
- ¡El de teléfono no, el número de zapatos!
- Quiero dos.

En la zapatería pregunta el dependiente:
- ¿Qué número tiene de pie?
- El mismo que sentado.


ESPERANDO EL AUTOBÚS

Se dice que la música fue inventada por un padre y un hijo que estaban esperando el autobús.
Cuando se acerca el autobús pregunta el hijo, que se llamaba Pachín:
- ¿Parará papá parará?
- Parará Pachín parará -respondió su padre-.

Una manzana está esperando el autobús. Llega una banana y le pregunta:
- ¿Hace mucho que usted espera?
Y la manzana responde:
- No, yo siempre fui manzana.
(Enviado por Sergio Filgueiras)

EN LA FARMACIA

- ¿Tiene pastillas para hacer caca?
- Se nos han terminado,... pero se la podemos dar ya hecha.

- ¿Tiene pastillas para los nervios?
- Sí.
-¡Pues tómese dos porque esto es un atraco!

- ¿Tienen pastillas para el cansancio?
- Sí, pero se nos han agotado.

- ¿Tiene pastillas para la vagancia?
- Sí, aquí tiene.
- ¿Me mete una en la boca?

- ¿Tienen ácido acetilsalicílico?
- ¿Aspirinas?
- Eso mismo, qué mala memoria tengo para los nombres.

DE VIAJES

Dice un niño a su padre:
- Papá, ¡yo no quiero ir a América!
- ¡Calla niño y sigue nadando!

En la taquilla de una estación de tren:
- Por favor, ¿puede darme un billete para Villegas?
- Lo siento, se han agotado.
El señor se da media vuelta y le dice a su amigo:
- Villegas, te has quedado sin billete.

Un caníbal viaja en avión y le dice la azafata:
- Señor, ahora mismo le traigo el menú.
Y dice el caníbal:
- Mejor tráigame la lista de pasajeros.
(Enviado por Silvia Galera Esteban)

Dos aceitunas van en moto, en una curva se cae una de ellas...
- ¡Ay!, creo que me he roto un hueso.
- ¡Cómo te vas a romper un hueso si nosotras estamos rellenas de anchoas!

Dos amigos viajan en tren y uno de ellos se asoma a la ventanilla:
- ¡Ay!
- ¿Qué te pasa?
- Que me ha entrado una carbonilla en el ojo.
- ¡Pero si este tren es eléctrico!
- ¡Pues habrá sido un voltio!


DE ROMANOS

- Ave, César, las centurias de Cayo Tulio y Cayo Aurelio han cercado nuestro castillo.
- Pues que preparen el agua para los callos.
(Enviado por Patricia Suárez Medina, 9 años)


- Ave, César.
- Pasa está «bierto».

- César, nos hemos quedado sin centuriones.
- Pues poneos los tirantes.


DE INDIOS

- iQue vienen los indios!
- ¿Qué vienen en son de paz o en son de guerra?
- Me parece que vienen en son de «cachondeo», porque vienen todos pintados.


- iQue vienen los indios!
- ¿Cuántos son?
- Mil uno.
- ¿Cómo los has contado tan rápido?
- Es que viene uno delante y unos mil detrás.

- iQue vienen los indios!
- ¿Qué son amigos o enemigos?
- Deben de ser amigos, porque vienen todos juntos.
(Enviado por Alvaro Beñaran)


DE SORDOS

Se encuentran dos amigos, uno de ellos era sordo y el otro comienza a hablarle por señas. El sordo le dice al amigo:
- No me hagas señas, porque me he puesto un aparato nuevo que me permite escuchar estupendamente. Fíjate cómo será que en la orilla del mar oigo el rumor de las olas y cuando paseo por la alameda escucho caer las hojas.
El amigo sorprendido le pregunta:
- ¿Y cuanto te ha costado?
Contesta el sordo:
- Anoche a las diez y media.

- ¡Puri! ¡Ya estoy en África!
- ¿En África? ¿qué haces tú ahí?
- A por los leopardos que me pediste.
- ¡Leotardos, Pepe, leotardos!

Un niño entra en una tienda gritando:
- ¡Por favor, déme un...!
- Niño, no grites que no estoy sordo, ¿de qué marca dices que quieres las galletas?

Dos viejecitas, un poco sordas, merendando el día de Nochebuena.
- ¡Esta leche no está buena!
- ¡Y mañana Navidad!
© Juegos de palabras