Juegos de palabras
Está en > Juegos de palabras > Chistes > Chistes con juegos de palabras > Chistes de médicos

CHISTES CON JUEGOS DE PALABRAS

«A fin de cuentas todo es un chiste»
Charles Chaplin, «Charlot»



CHISTES DE MÉDICOS

- Doctor, creo que necesito vitaminas A y B.
- Está usted tan pálido que le voy a recetar todo el abecedario.

En el convento.
- ¿Está el padre prior?
- No, ya está mucho mejor.

Doctor, ¿después de la operación podré tocar la guitarra?
- Sí, perfectamente.
- ¡Qué bien! porque antes no sabía.

Va un señor con mucho pelo por todo el cuerpo al médico y le pregunta:
- Doctor, ¿qué padezco?
- «Padece» usted un osito.

- En la esquina hay una señora loca y muda que está hablando sola.
- ¡Cómo va a hablar si es muda!
- Ya te dije que estaba loca.

- Doctor, me siento perro.
- ¿Desde cuando?
- Desde que era un cachorro.

- Doctor, estoy perdiendo la memoria.
- ¿Hace mucho tiempo de eso?
- ¿De qué?

- Doctor, un camello me ha dado una patada.
- ¿Dónde ha sido?
- En el desierto.

- Doctor, creo que tengo doble personalidad.
- Siéntese y hablaremos los cuatro.

- Doctor, ¿qué tal el parto de mi mujer?
- Todo bien, aunque a su hijo hemos tenido que ponerle oxígeno.
-¿Oxígeno? Con la ilusión que a mí me hacía que se llamara Francisco.

El médico pregunta a su paciente:
- ¿Usted, duerme del lado izquierdo o del derecho?
- De los dos, me duermo entero.
(Enviado por Fátima López Verde, Buenos Aires, Argentina)

- Doctor, cuando me levanto por las mañanas los primeros 30 minutos me siento mareado.
- Levántese media hora más tarde.
(Enviado por Fátima López Verde, Buenos Aires, Argentina)

El doctor pregunta al paciente:
- ¿Usted ronca siempre?
- No, sólo cuando duermo.
(Enviado por Fátima López Verde, Buenos Aires, Argentina)

Dos locos están pintando la casa. Uno de ellos está subido en una escalera pintando el techo. Entra el otro loco y le dice:
- Sujétate a la brocha, que necesito la escalera.
(Enviado por Lucía, 12 años de Bielva, Cantabria (España).

- ¿Qué estás tomando?
- Unas pastillas para la memoria y he mejorado bastante.
- ¿Cómo se llaman?
- No me acuerdo.

Se encuentran dos amigos y le dice uno al otro:
- ¿Cómo estás?
- Bien, ¿sabías que el mes pasado me operaron de la vesícula?
- No lo sabía, y ¿qué tal te ha ido?
- La operación bien, pero me dejaron dentro una esponja.
- ¿Y eso duele?
- No duele nada, pero... ¡me da una sed!

- Doctor, ¡tengo un hueso afuera!
- Dígale que pase, por favor.

- Mi padre cuando trabaja deja a todos con la boca abierta.
- ¿A qué se dedica?
- Es dentista

- Doctor me siento coche.
- Pues apague el motor que le voy a auscultar.

En el logopeda.
- Le traigo a mi hijo porque no pronuncia bien la erre.
- A ver niño, ¿cómo te llamas?
- Pedo.

En el dentista:
- ¿Quiere usted que le duerma las muelas?
- Bueno, con tal de que se despierten antes de la cena...
(Enviado por Alba González)

- Doctor, nadie me hace caso.
- ¡El siguiente!

- Doctor, ¿me puedo bañar con diarrea?
- Bueno,... si tiene bastante.

Después de una limpieza bucal le dice el dentista al paciente:
- Hoy no vaya a comer por el centro.
- No se preocupe, hoy voy a comer a casa de mi cuñado.

Doctor, tengo un problema. Yo hablo conmigo mismo.
- Eso no es un problema. Mucha gente habla consigo misma.
- Sí, doctor, ¡pero yo soy tan aburrido que no me aguanto!

- Doctor, tengo un problema de inseguridad ¿o no?

- Doctor, soy estéril, ¿es posible que le transmita este problema a mis hijos?

- Doctor, mi esposa cree que es un refrigerador.
- No se preocupe. Ya se le pasará.
- Sí, pero mientras tanto yo no puedo pegar un ojo en toda la noche, porque ella duerme con la boca abierta y la luz me da en la cara.

- Doctor, tengo tendencias suicidas, ¿qué hago?
- ¡Págueme ahora mismo!

- ¡Doctor, creo que necesito gafas.
- Efectivamente, porque esto es una panadería.
© Juegos de palabras